Inicio / USO opina / Un aval para el 2,21% del PIB regional

Un aval para el 2,21% del PIB regional

Cualquiera que conozca la estructura productiva de Sniace es consciente que es necesario sumar  otro proyecto industrial a los actuales y que este sea generador de la suficientes sinergias empresariales para sostener y permitir mejorar a los ya existente.
Esta es la realidad incuestionable y por tanto podemos colegir que la planta de bioetanol va íntimamente unida al futuro del todo.
Días atrás se debatía en el Parlamento una proposición no de ley sobre el aval del gobierno cantabro a dicho proyecto. El sindicato USO estuvo presente en el debate y pudo comprobar como los diferentes grupos políticos estaban desvinculando este proyecto, de manera consciente o no, del resto del grupo industrial.
Según el representante del  Partido Popular, el aval de 60 millones de euros compromete de manera importante las ayudas del Instituto Cantabro de Finanzas a otros proyectos y por ello tiene que asegurarse de manera fehaciente la viabilidad de la planta.
Después de 6 meses en el poder y con los plazos de formalización casi al expirar, el Gobierno aún no tiene decidido el apoyo y mucho nos tememos que cuando anuncie su decisión será minutos antes de que suene el gong de partida finalizada donde no habrá capacidad de reacción caso de ser negativo la decisión.
Para despejar dudas y que nadie se llame a engaños vamos a trasladar en los próximos días a los representantes políticos lo que significa el aval para Sniace y de manera más pormenorizada lo que significará  negárselo.
El aval despejará el camino a un proyecto que generará sobre 700.000 horas  de horas de trabajo reales durante su construcción y otras no determinadas inducidas por esa actividad. Durante muchos años trabajo directo para 70 trabajadores y un número indeterminado de trabajadores indirectos e inducidos.  Todo ello, por supuesto, con un retorno económico vía impuesto que no debe ser muy complejo valorarlo. Pero a todo esto hay que sumar lo que significará negárselo y que esa decisión arrastre el empleo del grupo. En este caso no tenemos por qué especular ya que tenemos datos reales de este  escenario y que ya hemos trasladado al Gobierno. Según un completo estudio de la Universidad de Cantabria, la actual Sniace mantiene en Cantabria, entre directo, indirecto e inducido, un total de 2.250 empleos, equivalente al 2,21% del PIB regional y el 0.80%  de la población activa. No tenemos los datos del retorno a las arcas públicas, nacionales, regionales y locales de este entramado económico vía impuestos, cotizaciones,  por no entrar a valorar  la carga a las cuentas públicas por abonos de desempleo de estos trabajadores,  pero no estaremos muy equivocados si decimos que es muy importante y cuantiosa.
Si el Gobierno hace una sencilla cuenta matemática se dará cuenta de que lo que gana  y lo que puede perder en estos momentos de penuria económica, todo ello sin entrar a valorar el impacto en la comarca porque cualquiera puede llegar a imaginárselo.
Los trabajadores de Sniace supieron defender su trabajo en el pasado y estamos seguros que lo volverán a hacer si fuera necesario.