Inicio / Información económica / USO rechaza el proyecto urbanístico de Sniace y acusa a Mezquita de un nuevo chantaje al Ayuntamiento.  

USO rechaza el proyecto urbanístico de Sniace y acusa a Mezquita de un nuevo chantaje al Ayuntamiento.  

 

Para el sindicato, este cambio sería el fin de Torrelavega como centro industrial  de transformación de la madera.

El proyecto urbanístico que la dirección de Sniace ha presentado ante el Ayuntamiento de Torrelavega es, una vez más, un engaño de su presidente Mezquita a la ciudadanía. Es un nuevo intento de acabar con la superficie industrial del municipio para esta y nuevas generaciones.

Mezquita está empeñado en que los últimos recursos que dispone la comarca de suelo de industria química  ponerlos al servicio de un pasaporte que le lleve hasta su jubilación a razón de 350 mil euros anuales. Sin importarle que después de su gestión quede anulada completamente la posibilidad de que Torrelavega siga siendo un centro de transformación de madera de eucalipto en celulosa una vez que ahogue urbanísticamente el centro químico.

Es absolutamente descartable  que dos plantas químicas – celulosa y fibras-  con un perímetro medioambiental  inevitablemente agresivo,  puedan convivir con una gran superficie comercial, áreas de restauración y zonas  lúdicas a escasos 40 metros de proximidad. La primera condición que plantearía el centro comercial sería la extinción de la actividad industrial.

Mezquita tiene que explicar el plan industrial que sustenta esta petición de  cambio normativo  urbanístico y como piensa pagar los 80 millones de euros en los próximos 8 años sin mentiras ni falsos escenarios. Mezquita tiene que explicar que ha hecho con los 25 millones de euros puestos a su disposición por los accionistas y como piensa “revitalizar” la empresa sin un aumento de la producción y de la calidad que le permita subsistir en el mercado.

Sin inversores que confíen en Sniace,  una vez  exprimidos los accionista, los proveedores y llevado al valor bursátil  a cotas de irrelevancia (17 céntimos),  solo queda engañar/chantajear de nuevo  al Ayuntamiento y al Gobierno regional para conseguir suficiente  liquidez para aguantar un último periodo hasta una  feliz y generosa  jubilación.

Hay que recordar que el Gobierno regional y Ayuntamiento dijeron en 2016 que sólo aceptaría el cambio de uso urbanístico si Sniace no cubría la primera ampliación de capital de 15 millones y que Sniace realizó con éxito dos ampliaciones consecutivas por valor de 25 millones de euros.

USO pide al Ayuntamiento de Torrelavega y Gobierno regional no caer en más chantajes y no permitir usos no industriales en el polígono de Sniace. La historia los juzgará.

 

 

 

 

7 Comentarios

  1. PORTIIIIIIIIIIII!!!! ¿Te recuerdas del proyecto samsara? Tu querido amo Blas y sus coleguitas de despacho lo estan volviendo ha hacer.

    A ver si ahora sales en asambleas y gritando a los 4 vientos en periodicos que no pensais ir a trabajar atravesando tiendas y centro comerciales(en su dia decias el cine y chalecitos). A ver si con lo cerca que tienes la jubilacion prometida te de por criticar a la direccion y oponerte con toda la plantilla a esta muerte anunciada.

     
  2. Muy mala noticia. El mantenimiento de la actividad industrial sobre todo aquella que afecta a Viscocel es del todo incompatible con la ordenación que pretenden desde la compañía. La inversiones necesarias para reducir a cotas admisibles las emisiones de sulfuro de carbono son inabordables para la capacidad productiva que tenemos en Viscocel. Si esta es la única forma en la que los accionistas piensan que pueden recuperar parte de su inversión mal pero que muy mal vamos…

     
  3. Jojojo me descojono de la mina de oro. Y la deuda en lugar de menguar creciendo. A ver, los iluminados de los Colio Boys, Sereno, Kantabruco y compañía, venid a iluminarnos que no nos cuadra nada.

    Y qué `cara de urbanización con piscina y padel se le está quedando a la Isniace. Aún me acuerdo como Mezquita echó encima de Chueca a los sindicatos porque iba a hacer Sniace pisos. Ahora queda claro que para Mezquita el problema no era que se hicieran pisos, si no que le quitaran la poltrona y que los pisos los hiciese otro. Menudo sinvergüenza.

     
    • Este jojojo y cuidada redacción te delatan… Mucho tienes que callar que a la sombra de Mezquita y de tu mamá te cobijaste en la Isniace

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.