Inicio / Ultimas noticias / Aunque lo parezca esto no es una película

Aunque lo parezca esto no es una película

Valoración de USO a las negociaciones actuales en Sniace

Ciertamente resulta complicado explicar lo que ocurre en Sniace a estas alturas y casi imposible hacerlo de una manera que tenga como  hilo conductor el sentido común. No obstante lo vamos a intentar.

Después de 8 meses que los Gómez Liaño, ayudados de una  impagable colaboración  sindical (sí, aquellos que decían que ¡tranquilos que las cartas de despido no llegarán! todos o ninguno y otras sandeces)  despidiesen a 500 trabajadores, se mantienen abiertas unas presuntas    “negociaciones “   de una manera regular con el otro protagonista  de este sainete, el millonario Blas Mezquita.

El actual escenario es idéntico a aquellos en que se producen procesos de negociación con el objetivo de llegar a un fin. Sniace ocupa cada semana titulares en los medios, creando unas expectativas de negociación y por tanto de esperanza para cientos de trabajadores y sus familias. ¿Pero realmente existe? Si nos detenemos a leer con atención el contenido real de las reuniones   podremos comprobar que nos encontramos exactamente  en el mismo punto que empezamos. La misma amable disposición – “llevaré el plan que vosotros digáis” (Blas Mezquita)- por parte de quienes siguen  cobrando sueldos millonarios de una empresa cerrada a los obreros. La misma falta de compromiso. La misma tomadura de pelo. Enfrente unos sindicatos que,  desmovilizadas sus bases hasta mejor ocasión  tras la alcaldada y las elecciones europeas, se comportan como dóciles figurantes.  Dada las relaciones inexistentes entre USO y el resto de sindicatos de Sniace nos es difícil conocer si ellos son conscientes y participan del sainete de manera voluntaria o en cambio continúan en la inopia y no se dan cuenta, al igual que hace 8 meses, que son meros muñecos de trapo en un guiñol.

Ahora el debate ficticio se centra en que  si son 18 o 12 los millones de euros  que hay que poner encima de la mesa para que vea la luz el llamado Plan Social. Horas de debates absurdos sobre si son galgos o podencos.  No les sirvió que, con acta de por medio, les citara la Directora General de Trabajo, Rosa Castrillo,  asistida del jefe de Servicios de Relaciones Laborales del Gobierno, para explicarles que ese barco hacía mucha agua. Una reunión, que también  comparecieron los concursales, y que la empresa mantuvo un elocuente silencio. Quizá un ejercicio de prudencia para que no se notase demasiado el cartón piedra.

Ahora el nuevo hueso para roer se llama cuota de Seguridad Social. El miércoles visita a la responsable para escuchar de viva voz que hay que pagar el 100% y pon tanto hay que sumar otro agujero en el casco. Y entre tanto ha pasado una semana más. Pero  de eso se trata ¿verdad Blas?

Y es que mientras estemos hablando de “voluntad política” (¡ay!  Amigo Juan Ramón Soriano, cuantas ocasiones perdidas para  estar callado), de cuotas de SS, de interminables reformas energéticas, de optimistas fechas de arranque, de “lo malo que es el Gobierno que sólo pone piedras en el camino”, de franja de edades a jubilar, etc., el millonario Blas no tiene que explicar  por qué hay un “roto” de casi 200 millones de euros en su gestión y de donde va a encontrar la necesaria financiación para reflotar el todo o una parte de esta empresa. Eso que le viene pidiendo USO desde los comienzos del desastre, allá  por enero de 2013, y que el resto del comité se negaba a pedir. Como dijo un tal Pérez  Portilla en aquellos momentos “no queremos un plan de viabilidad porque ya sabemos lo que pasa”, un visionario en estado puro. Desconocemos si en esos encuentros privados entre estos sindicatos y  la empresa, alejados de cámaras y engorrosas asambleas explicativas (¡quien os ha visto y quien os ve!), el presidente les ha enseñado por fin  a éstos el plano del tesoro.

Y como esto parece   una película, la emoción, como en  los thrillers,   la deja Blas para el final. Así que seguirá escondiendo la brújula a la mareada perdiz  hasta  los momentos  previos al The End. Al final él querrá que, aunque se liquide la empresa, la imagen de negociador extenuado por el bien de los trabajadores de Sniace permanezca indeleble en su hoja de servicio para futuros  escenarios – y futuros gobiernos – que a bien seguro ya contempla.

Mientras tanto, y ya volviendo a la tozuda realidad,  continúa el proceso concursal y el desmantelamiento.  Más  técnicos y comerciales  se  van sumando  a los  despedidos, mientras otros optan por marcharse voluntariamente. Y esto si que  no es una película.

 

3 Comentarios

  1. Y tu que has hecho aparte de desmarcarte de todo y ponernos verdes a rtodos los trabajadores

     
    • Lo de tú te referiras al sindicato y no solamente al portavoz verdad? La línea sindical del conflicto se ha decidido entre la sección sindical y afiliados. Lo de desmarcarse de todos de quien? de Gruber? por supuesto. De Portilla? por supuesto. De los trabajadores no. la línea de USO ha sido defenderles y no llevarles al matadero como ahora estamos gracias a estos líderes. Lo de poner verdes recuerdo asambleas en que se insultaba a quien no pensaba como SUGT. Eso eran insultos. A USO se la ha intentado machacar desde un principio por tener sus ideas y el resultado es que no se ha conseguido, todo lo contrario. Habeís metido la pata y llevado al desastre a los trabajadores y ahora toca defenderse verdad? la conciencia pesa y mucho. Así que no confundamos los trabajadores con la cuadrilla de ultras que han ayudado a cerrar la empresa.

       
  2. En la historia siempre se ha repetido la siguiente máxima:” Existen Dictadores por que a su alrededor existen Aduladores” La falta de capacidad empresarial demostrada por parte de Presidente, Blas Mezquita,han sido siempre justificadas por sus escuderos,veanse : Los Colios, Los Paynos, Los Gómez de Liaños,Los Castillos, Los Rábago, Las Astigarraga, y un número de flautistas que les han seguido y todos a cambio de unos miserables Denarios que cada mes recibían y unos complementos anuales que les enmudecían y les han hecho cómplices de muchas irregularidades, tanto técnicas,como administrativas y de todo tipo. Ello, a permitido al Jefe de la Banda realizar su más absoluta voluntad.En esta empresa siempre se ha subordinado el proyecto industrial a cambio de una paz social que nos ha llevado hasta esta situación.Se están agotando todos los plazos para, efectivamente, presentarse como el gran negociador pero lo que pedían los trabajadores era excesivo y poco realista. Pero, si el destino es la liquidación de Sniace, que no se piense El Jefe de la Banda que va a tener una segunda oportunidad para que a precio simbólico de saldo, va a recuperar los activos. Se establecerán todo los recursos a nuestro alcance para que eso no suceda jamás.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.