Inicio / Información económica / El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, está “absolutamente convencido” de que Sniace se volverá a abrir, al menos la parte de celulosa.

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, está “absolutamente convencido” de que Sniace se volverá a abrir, al menos la parte de celulosa.

“Sniace va a volver a abrir. Estoy absolutamente convencido. ¿Qué parte? Probablemente celulosa. ¿Abrirá fibra? No lo sé, ojalá. ¿Con cuántos empleados? No lo sé. Pero eso no depende del Gobierno de Cantabria, que ha creado unas condiciones para Sniace desde el punto de vista legislativo, energético y demás inmejorables”, ha declarado el presidente en una entrevista en Cope Cantabria recogida por Europa Press.

Diego ha dicho que, “después de dos años buscando una razón para cerrar”, Sniace lo ha hecho, pese a la actitud del Gobierno regional, que ha sido de “impedir el cierre quitándoles todas las razones y gestionando soluciones”.
Pero el propietario ha cometido “errores” en el tiempo que han llevado a acumular una deuda de más de 200 millones, lo que ha determinado el cierre.

Un cierre en el que también ha tenido que ver el “despilfarro” de la empresa de gastar 22 millones de euros en una depuradora “absolutamente desproporcionada”, construida porque “Gobierno y Sniace se engañaron mutuamente”.
En este sentido, Diego ha denunciado que “este despropósito de depuradora” se construyó “con ese despropósito de tamaño y de inversión” porque hay un acuerdo del anterior Ejecutivo PSOE-PRC con Sniace para “cerrar y tirar Vuelta Ostrera y llevar las aguas de la comarca a la depuradora de Sniace”.

Un planteamiento “erróneo” que ha comprometido “aún más” el futuro de Sniace, ha dicho, puntualizando que ha sabido de esta situación por un responsable de la factoría en una de las reuniones a tres bandas entre Gobierno, empresa y trabajadores.

Con todo, el presidente ha observado que el mercado de la celulosa sigue subiendo desde hace tiempo y “Sniace cerrado no lo está aprovechando”.

Al hilo, se ha reafirmado en que Sniace abrirá como lo han hecho otras empresas, como la antigua GFB, que gracias al “trabajo serio” y a una “coyuntura determinada”, con el “Gobierno al lado”, ha vuelto a la actividad, el mismo caso que B3 Cable y Candemat.

“Por eso yo confío que la capacidad que tiene Sniace en estas condiciones de mercado favorable en el sector de la celulosa y otra serie de circunstancias, como la licencia para la fábrica, muy difícil hoy de conseguir en Europa, que vayan a ser aprovechables. Si lo son por los actuales empresarios, excelente; y sino, estoy seguro de que habrá otros que se interesarán por esas capacidades de Sniace reabrir y recuperar parte o todo el empleo que tuvo”, ha manifestado.
Por otra parte, el presidente ha calificado como “una barbaridad” de la empresa frente a los trabajadores que finalmente se negara a aceptar las 165 prejubilaciones.

EMPRESAS DE TORRELAVEGA

Sin embargo, Diego ha insistido en la necesidad de ver “lo bueno”, las empresas que tienen futuro y que “son la mayoría”. El resto constituyen “una minoría”, encabezadas por Snaice, por su trascendencia social.

El presidente ha reconocido que el cierre de la factoría ha supuesto un “trauma” para Cantabria y particularmente para la comarca del Besaya, aunque ha recordado que allí existe un “importantísimo número de empresas” que están “consolidando el empleo” y “abriéndose a nuevas producciones”.

En este sentido, se ha remitido a los casos de Solvay, que ha cerrado o reducido plantas en Europa pero ha mantenido como “estratégica” la de Torrelavega, y de Brigestone, donde ha puesto en valor la “razonable actitud” de los representantes sindicales, que han “sabido adaptarse” a los cambios “con sensatez”.

Al hilo, ha destacado que los “grandes convenios de las grandes empresas” están firmados, lo que fortalece a las empresas y da futuro a los trabajadores.

En este sentido, ha defendido que sus declaraciones sobre la “crispación” existente en Torrelavega se han “sacado de contexto” por “intereses políticos”.

No obstante, ha reconocido que cuando ofrece a las empresas instalarse en la comarca del Besaya se encuentra con la “dificultad” de que prefieren otras “donde la paz social sea más evidente”. “Y eso es la constatación de un hecho”, ha subrayado.

Ha explicado que el Gobierno de Cantabria exporta a las comunidades el entorno como “un valor” las relaciones entre empresas y sindicatos existentes en la región, que son “absolutamente razonables”. Aunque ha matizado que no puede decir lo mismo de las relaciones entre el Gobierno y los sindicatos porque son más de carácter “político que sindical”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.