Inicio / Información económica / Preconcurso de acreedores

Preconcurso de acreedores

– La reforma de la Ley Concursal (Ley 38/2011, de 10 de octubre) posibilita que el deudor pueda suspender su obligación de solicitar concurso voluntario durante un plazo máximo de cuatro meses.

– Es posible desarrollar, bajo vigilancia judicial, una fase preparatoria de negociación de la propuesta de convenio anticipado, que también podrá ser utilizada como:

  • Periodo en el que actuar para preparar la declaración de concurso.
  • Para alcanzar un pacto de refinanciación que evite el proceso concursal.

– El deudor en dificultades puede no presentar la solicitud de declaración de concurso si cumple determinados requisitos:

  • Haber iniciado negociaciones para  refinanciar su deuda
  • Obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio y,
  • Dentro del plazo de dos meses, ponerlo en conocimiento del juzgado competente.

-Una vez presentada la comunicación al juzgado, el deudor dispone de un plazo de tres meses para:

  • Negociar posibles convenios.
  • Suspender de la posibilidad de que los acreedores insten concurso necesario.
  • Impedir que sean proveídas las demandas interpuestas con posterioridad a la notificación que abrió la fase preconcursal.
  • Abierta la fase de negociación previa al concurso, queda el deudor blindado ante cualquier solicitud de concurso necesario.

– La fecha de presentación de la solicitud de concurso voluntario será la de la comunicación al Juzgado, siempre y cuando:

  • El deudor haya cumplido los plazos de presentación de la mencionada solicitud.
  • No hayan transcurrido cuatro meses desde la notificación.

– El Preconcurso requiere que se hayan efectuado por el deudor, los siguientes actos:

  • Comunicación formal de que se están iniciando negociaciones con los acreedores.
  • Se cumplan los deberes de las partes que negocian el acuerdo y,
  • Se homologue judicialmente tal acuerdo, que dentro de ciertos límites, se extiende a los acreedores disidentes.

– Efectos del preconcurso:
La liquidación de los activos del concursado no se retrase en el tiempo

  • No se minore el valor de sus bienes.
  • Se simplifica y agiliza el procedimiento concursal, favoreciendo la anticipación de la liquidación.
  • Se mejora  la protección de los trabajadores afectados regulando la suspensión o extinción colectiva de las relaciones laborales para evitar conflictos con la jurisdicción social y con la autoridad laboral.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.